Zona de Descanso

leyendas de terror Zona de Descanso

Era una mañana bastante fría, por lo cual las azafatas de un vuelo comercial ofrecían mantas a los pasajeros. Una de ellas se dirigió hasta la cabina de mando para informarle a uno de los pilotos que la cámara de descanso estaba lista. Después de checar algunos detalles técnicos, abandonó su puesto para cederle el lugar a su reemplazo.

Con la intensión de dormir un rato el piloto entró en la pequeña cabina de descanso, la cual estaba totalmente oscura, habiendo recibido indicaciones previas de que todo estaba listo el hombre simplemente intentó recostarse, pero al apoyar una mano en una de las literas notó un bulto. Por lo cual sacó una pequeña linterna de bolsillo para alumbrar hacia la cama. Se enterneció al ver que una pequeña de apenas unos cinco años descansaba plácidamente en la litera. El piloto la arropó con una manta y sin hacer mucho ruido salió de la habitación y cerró la puerta.

Fue en busca de la azafata para que le preparara un nuevo lugar de descanso, y al contarle lo sucedido, la mujer le dijo que en el vuelo no había niños. Un poco preocupados los dos, se miraron por un rato hasta que la azafata rompió el silencio diciendo: – ¿Ve usted esa pareja de allí al fondo? ¿La ve?- mientras indicaba con la cabeza hacia una joven pareja con los rostros pálidos y demacrados. -Sí, sí, por supuesto que los veo… ¿Pero qué tienen que ver ellos con el tema?- preguntó el piloto, la azafata agachó la cabeza para responder -Se dirigen al entierro de su hija, ella va abajo en un ataúd, junto con el resto de mercancías, es la única pequeña a bordo…-.

Con el rostro pálido y desencajado el Piloto corrió hasta la cámara de descanso, y en ella no había nadie. Uso el baño para refrescarse y al levantar la cabeza un letrero en el espejo decía: -Gracias por arroparme…-

Más cuentos en: cuentoscortos.org.mx


1 comentario en “Zona de Descanso

  1. fernanda

    ooo bien interesantes lo mejor anunque esten cortos tienen la informacion adecuada para la lectura necusarua para los niños o adulto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *