Una promesa a Lucia

cuentos de terror una promesa a lucia

Un par de chicas se vieron envueltas en un trágico accidente con un líquido caliente, lo cual evidencio por parte Lucia la mayor prueba de amistad que alguien podría dar, pues aun siendo tan pequeña, tuvo el valor suficiente de cubrir con su cuerpo a su amiga Adriana, y evitarle horribles quemaduras.

Tras ese incidente prometieron ser amigas por siempre, pero cuando tenían catorce años y entraron en un nuevo colegio, Adriana olvidó su compromiso, y se unió a los demás muchachos que se burlaban de Lucia por terrible aspecto, llamándole «La Quemada». La forma tan mala en que Adriana se comportaba obligó al destino a jugarle una pasada.

En una práctica de laboratorio los compañeros hicieron una broma con un compuesto que le cayó en la cara, deformando su rostro aún más que el de la propia Lucia. Por supuesto esto la llevó a hundirse en una terrible depresión, quitaron todos los espejos, para que no contemplara en ellos su desmejorada imagen. Pero un día llena de desesperación casi al borde de la locura, entró al cuarto donde todos los espejos estaban reunidos, viendo su reflejo en cada uno de ellos, se llenó de furia y saltó contra ellos, en repetidas ocasiones, cortando todo su cuerpo, hasta morir desangrada sobre los vidrios rotos.

Tiempo después, los responsables de la trágica broma; temían profundamente a los espejos, porque siempre al verse reflejados en ellos resultaban heridos, pues Adriana estaba siempre detrás, sosteniendo un vidrio roto en su mano, amenazándoles el rostro…

Y la pobre de Lucia escuchaba cada noche al cerrar los ojos una voz que le decía: -Perdóname amiga, conseguiré para nosotros el mejor de los rostros-

Autor: Cuentos Cortos.

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

2 comentarios en “Una promesa a Lucia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *