Tardes de viento

cuentos de terror tardes de viento

Era el último año de colegio, como siempre Rita no se metía con nadie, pero los demás la insultaban por su aspecto. Un día, pensando que la graduación se acercaba y no los vería más, les levantó el dedo. Y corrió a través del parque, se sentía tan libre, tan viva… el viento contra su cara la hacía sonreír… un chico la tomó con fuerza del pelo… su sonrisa se apagó, su cabeza golpeó contra el suelo… y la sangre corrió por el puentecito empedrado. La mayoría huyeron, un par quisieron ayudarla, pero; ya era tarde, tenía la cabeza partida en dos… había muerto.

El jefe de policía ignoró las declaraciones, pues a final de cuentas, era el padre del asesino y retrasó todo el proceso.

La tarde de la graduación, las personas caminaban a través del puente, para llegar al centro de convenciones del parque donde se desarrollaba el evento. Rita se escondía en el pequeño agujero del acueducto, esperando su momento. El policía y su hijo se acercaban a paso lento, bromeaban y sonreían… Rita se alzó de su escondite, atravesando el empedrado, les salió al paso con la cabeza al ras del suelo, su fantasmal cuerpo absorbía toda el agua del riachuelo y salía por su boca convertida en sangre ácida, que le arrancaba lentamente la piel a todas las personas que alcanzaba, se retorcían en el suelo, gritaban y lloraban…

Ninguno de ellos murió, solo consiguieron un terrible aspecto, que les garantizaba una vida de burlas. El riachuelo quedó seco después de aquel día y el parque fue abandonado al poco tiempo… nada en el crecía, se dice que también había muerto, como la chica que flota por su senderos, las tardes que hay viento.

Autor: Cuentos Cortos.

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

1 comentario en “Tardes de viento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *