Ultimas lágrimas

cuentos de terror ultimas lagrimas

Maricela había llegado aquella noche con tremenda borrachera encima. Afortunadamente no había alguien en casa que pudiera descubrirla. Su hermana se daba tiempo de practicar varios deportes y actividades artísticas en la escuela, y sus padres asistían a numerosos eventos sociales.

La muchacha estaba tan mareada, que no pudo subir las escaleras y se quedó tirada en el sillón, con la televisión encendida para despistar. A los pocos minutos sus padres entraron por la puerta, se veían muy mal, la señora corrió a abrazarla le dijo un par de cosas entre lagrimas, y luego se fue corriendo al piso de arriba. Sigue leyendo

El auto fantasma

cuentos de terror el auto fantasma

La noche se tornaba tenebrosa, unas densas nubes negras cubrían la luna y en medio de la penumbra solo se escuchaba el fuerte aguacero que golpeaba el asfalto. Por ahí caminaba un pobre desafortunado, que debido a su mal aspecto, ya ni si quiera hacia el esfuerzo por pedir aventón, y se dejaba mojar por la fría lluvia.

El clima empeoraba y el triste sujeto tiritaba de frio, apenas podía ver el tormentoso camino que estaba frente a él. Sus pasos se volvían cada vez más lentos, estaba a punto de sufrir hipotermia y creyó estar alucinando, cuando un elegante coche se ahorrillo junto a él y abrió la puerta trasera. Sigue leyendo

No enciendas la luz

cuentos de terror no enciendas la luz

Muchos temen que llegue la oscuridad de la noche y tener que lidiar con todo lo que se esconde en ella.

Pero Adán estaba sufriendo todo lo contrario; temía salir a la calle cuando estaba bien iluminado, se escondía en las estanterías más oscuras de la casa y por las noches cuando su madre intentaba encender una pequeña lámpara en la habitación para que no se quedara a oscuras, él gritaba y pataleaba con una terrible expresión de horror en el rostro. Sigue leyendo