La llorona

Una de las leyendas que más ha inspirado terror en la cultura hispanoamericana, es la historia de una mujer que vaga por las orillas de los ríos en busca de sus hijos desaparecidos. La llorona es una historia de terror que se seguro ha sido escuchada por más de uno en caso de que vivas o hayas crecido en alguna ciudad latinoamericana.

Según cuenta la leyenda de terror, La llorona es el alma en pena de una mujer que ha perdido o ha asesinado a sus hijos y por esta razón va por el mundo llorando desconsoladamente hasta que encuentra algún niño solo y lo rapta, como si fuese uno de sus hijos.

Según la tradición colombiana, este espanto se puede encontrar mayormente en los ríos y en las lagunas con un traje negro y largo. Además hay distintas versiones que dicen que posee una cabellera que varía entre negra y plateada, en la cual se posan luciérnagas y mariposas. Las pocas personas que han logrado ver este espanto a lo lejos, aseguran que se trata de una espantosa calavera que arrulla a un bebé muerto y que en lugar de ojos posee dos bolas de fuego incandescente. En el momento que este espanto comienza a gemir, de sus ojos comienzan a brotar lágrimas de sangre que empapan la envoltura de la criatura.

Este espanto suele asustar o aparecérsele mayormente a las jóvenes que han cometido algún tipo de aborto, o han estado involucradas con algún tipo de acto que vaya en contra de las órdenes de sus padres. Esta leyenda va cambiando dependiendo de la población, esto se ve por ejemplo en el pueblo de Antioquía, en donde aseguran que este espectro posee cascos de mula en lugar de pies, las cuales recibió por castigo al abandonar a su hijo, el cual tuvo sin ser casada.

la llorona

El hijo desobediente

Cuenta la historia, que en las afueras del municipio de Linares, Nuevo León. En una casa humilde vivió hace tiempo una pobre mujer, que se pasaba días y noches enteras, lavando ropa ajena para sacar el sustento. Mientras que su hijo le arrebataba estos cuantos pesos para emborracharse en la cantina. Cuando ella no tenía dinero, el ingrato joven la golpeaba y maltrataba hasta el punto de dejarla inconsciente. Sigue leyendo

La casa Embrujada

De aquella casa se decía que estaba embrujada, ese rumor era incluso más antiguo que el grupo de chiquillos que quisieron comprobarlo. Lo había planeado durante muchos días, y tal como lo habían decidido, aquella noche estrellaron una piedra en la lámpara dejando a oscuras toda la cuadra.

El ambiente creado era perfecto, un gran árbol cubría los rayos de Luna, y las débiles bombillas de los vecinos, apenas alumbraban la acera.

Y ahí estaba la casa; oscura, solitaria, tenebrosa… los murciélagos salían volando desde el piso más alto y removiendo los escombros. Sigue leyendo