Mami… ¿Que hay en el sótano?

cuentos de terror que hay en el sotano

Lucia y su hija, se encontraban en casa de unos parientes. A mitad de la noche, la pequeña se sintió algo sedienta, no quiso despertar a su madre que dormía profundamente y fue sola hacia la cocina. En medio de la oscuridad tropezaba a cada paso, hasta que se encontró con el refrigerador, al abrirlo la luz fue suficiente para iluminar a su alrededor, y pudo ver que algo corría rápidamente detrás de la barra metiéndose al sótano. Sus gritos despertaron a todos y los dueños de la casa dijeron que fue el gato del vecino que a veces entraba por la ventana.

Esa misma madrugada, la niña escuchaba resonar en las paredes algunos rasguños y tenues gruñidos, se acurrucó en los brazos de su madre, diciendo: -Mami, ¿que hay en el sótano?, me da miedo- a lo cual ella simplemente respondía: -Es el gato que no puede salir-.

Tras unos minutos los ruidos iban en aumento, hasta que la niña no resistió más, fue directo al sótano, tomó una lámpara, y entró en medio de la penumbra a despejar sus dudas. Entre el crujir de la vieja madera de las escaleras, se alcanzaba a percibir una respiración agitada y una risa siniestra, para cuando la niña quiso dar la vuelta y salir, una fuerte mano la sujeto entre los escalones, dos clases de gritos inundaron la casa, los primeros eran de la niña, que gritaba llena de espanto, y los otros… los otros expresaban jubilo…

La madre de la pequeña entró de prisa al ático, sintió que una mano la tocaba y de inmediato acurrucó entre sus brazos el cuerpo que venía con ella, pero al salir del sótano, para su sorpresa, ¡no era su hija a quien protegía firmemente con su cuerpo!… si no una criatura extraña que sonreía de forma malévola, mientras le lanzaba mordidas

Los parientes inventaron que Lucia huyó con un antiguo novio llevándose a su hija, pues jamás se volvió a saber de ellas… ni de lo que había en el sótano.

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

5 comentarios en “Mami… ¿Que hay en el sótano?

Responder a AXEL Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *