La prisa del carpintero

cuentos de terror carpintero

Los cinco hijos de la familia tenían como costumbre levantarse muy temprano, cuando ellos estaban haciendo sus labores, el sol aun no salía, y se escuchaban los martillazos del vecino de al lado, que se dedicaba a la carpintería.

Ese día como siempre, un par de ellos regaban los árboles y limpiaban el patio, mientras otros alimentaban un par de pequeños animales que tenía, el mayor seguía dormido porque el día anterior había trabajado demasiado y sus hermanos habían acordado no hacer ruido para dejarlo descansar, pero antes de tener servido el desayuno, escucharon el inconstante martillar del viejito decrepito que habitaba al lado. Los que ya estaban levantados se miraron unos a otros en silencio, parecían asustados… en eso el chico mayor se levanta de mal humor diciendo: –Ya va a empezar el viejo con su ruido tan temprano- y se dirige a la casa del vecino.

Minutos después, vuelve, un poco más tranquilo, sus hermanos aún tienen en su rostro una mueca de desconcierto y temor, pero uno de ellos se atreve a preguntarle: -¿Qué pasó?- y lo ven fijamente esperando una respuesta, -Nada- contesta el chico de muy mala gana, y antes de que alguien pudiera decir otra cosa agregó: -Me convenció para que después de la escuela viniera a ayudarle a terminar su trabajo cambio de que se calle y me deje dormir-, en eso la madre interviene –¿Que trabajo?- pregunta intrigada. Un cajón de muertos, dice que está muy apurado porque ya tiene el difunto y lo entierran hoy a las seis-. La madre deja caer su cuerpo desvanecido sobre la silla, y su rostro se pone más blanco que la leche y le responde: –El carpintero murió ayer, y lo entierran hoy a las seis-.

Autor: Cuentos Cortos.

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *