La predicción de la Gitana

cuentos de terror gitana

Era un día normal de la semana, una mujer se dirigía al trabajo, caminando por el rumbo de siempre. Saludando a la gente con la que se encontraba a diario… parecía no tener diferencia con todos los demás días hasta que: en una esquina un extraño personaje distinto de todas las demás gentes, ofrecía decir la fortuna de cualquiera que caminara por esas calles. Cuando la mujer se le cruzó por enfrente, la gitana marcó en su rostro una expresión de preocupación, con los ojos llenos de asombro, la abordó de inmediato, pidiendo que volviera a ese mismo lugar por la tarde, pues había algo muy importante que debía saber.

Por supuesto la mujer se notó algo extrañada de la actitud de aquella adivinadora, y sin darle mucha importancia siguió su camino. Al llegar a casa después del trabajo, se sintió un poco inquieta al recordar el rostro de la gitana, pero, aun así, no asistió al encuentro.

La mañana siguiente como acostumbraba, volvió a pasar por el mimo lugar, pero la gitana ya no estaba en aquella esquina, ni se veía por los alrededores. Una viejecilla que vendía fruta en la acera le dijo: -La gitana la esperó ayer hasta muy tarde, pero usted no se presentó, así que me encargó que le diera esta carta-, extendiendo el brazo con dificultad, la viejecilla le dio un sobre maltratado y gastado. –Gracias señora-, dijo la mujer y se marchó esperando leer la carta al llegar al trabajo.

Pero un par de calles antes de llegar a sus labores, murió atropellada por un conductor imprudente que se saltó la luz roja. Cuando los servicios de emergencia abrieron la carta que aun sujetaba en su mano, esta decía: -apreciable señora, me tomo la libertad de advertirle que el día de mañana no salga usted de casa porque perderá la vida, atropellada en la calle…-

Más cuentos en: cuentos cortos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *