La novia fugaz…

cuentos novia fugaz

Era otro fin de semana de fiesta cualquiera, Julián al ver que todos sus amigos habían conseguido chicas y él seguía solo decidió marcharse, en el momento que cruzaba la puerta, entró una hermosa joven, con un entallado vestido rojo. A pesar de ir ahí cada fin de semana, jamás la había visto, Julián estaba tremendamente perdido en la apariencia de aquella mujer.

Parecía que no existieran en el lugar más que ellos dos, pues ella fue directamente ante él, lo tomó de la mano y fueron a bailar. Uno de sus amigos se acercó y le ofreció las llaves de su auto a Julián, para que llevara a la muchacha a un lugar más intimo.

Ella le confesó que lo conocía desde hace tiempo, que lo había amado en secreto desde la primera vez que lo vio, que se sentó junto a ella en repetidas ocasiones, pero él nunca notó que estaba ahí. Julián se mostraba sorprendido porque no habría pasado por alto una chica como ella.

Después de pasar una linda noche juntos, ella decidió mostrarle el lugar donde la cautivó. Julián reconoció el sitio al instante, muchas noches había ido ahí a beber con sus amigos. Era el cementerio de la trinidad, él se sentó en el lugar donde solía sentarse y ella a su lado…

No satisfechos con la noche de copas, los amigos siguieron la fiesta en el cementerio, al llegar a su lugar favorito, encontraron a Julián, con los ojos bien abiertos, pálido y triste… Le preguntaron de inmediato lo que pasaba. Él simplemente movió las flores que cubrían la lapida a su lado derecho, en la piedras estaba grabada una fotografía de aquella hermosa joven con la que había disfrutado la mejor noche de su vida. –Ella entró en esa tumba y dijo que la esperara-, fue lo único que el muchacho repitió durante el resto de sus días…

Más cuentos en: cuentos cortos


3 comentarios en “La novia fugaz…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *