La casa de sus sueños

cuentos casa de sus sueños

Cuando Raúl era pequeño, deseaba profundamente vivir en la casa de la solitaria anciana a la que ayudaba con sus quehaceres, había entrado en ella un par de veces y quedo fascinado. Ese mismo año, sus padres se divorciaron y el fue a vivir a otra ciudad. Por cosas del destino, regresó al lugar hasta 25 años después, cuando su padre murió.

La casa estaba en venta, y a un precio muy bajo, así que esa misma tarde se cerró el trato, justo dentro de la casa. El agente le entregó las llaves y se marchó dejándolo solo. Pronto una ráfaga de viento frio le enchinó la piel. Escuchó susurros provenir del tercer piso, intentó llamar a la policía pensando que algunos vagos estaban escondidos en el lugar, pero antes de poder marcar, el viento frio sopló de nuevo, y sintió como si un par de manos quisieran tomarlo por el cuello, de la impresión dejo caer el teléfono, y los susurros se apagaron, al saberse descubiertos.

Raúl ni se preocupó de recoger el celular y corrió hasta la puerta, pero esta se cerró violentamente, a su espalda podía escuchar el crujir de la escalera, no se veía alguien bajar por ella, pero los viejos escalones de madera crujían y se levantaba el polvo de la sucia alfombra…

Aterrado estaba recargado en la puerta, «aquello» se acercó tanto que empaño sus anteojos… y luego todo se vio oscuro.

Al despertar, se encontraba en la estación de policía, alguien llamó desde su móvil. Al pasar de los días, recordó que lo último que vio antes de cerrar los ojos, fue el fantasma de aquella dulce viejecita dueña de la casa, tomando el teléfono, ella lo salvó…

Poco tiempo después se supo que el agente de bienes raíces invocaba espíritus malignos, en el lugar, con el único fin de que estos pudieran asustar a los nuevos inquilinos y regresaran la casa. Y así enriquecerse vendiéndola una y otra vez.

Más cuentos en: cuentos cortos


3 comentarios en “La casa de sus sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *