Juego pendiente

cuentos de terror juego pendiente

Décadas habían transcurrido desde la última vez que Sandra pisó la casa donde su amiga Pamela desapareció en circunstancias misteriosas mientras jugaban al escondite.

Hoy, era una prestigiada agente de bienes raíces y esperaba a un matrimonio para mostrarles la casa. Cuando ellos llegaron; detrás de la mujer, como si intentara esconderse entre sus faldas, se apreciaba la silueta de una pequeña vestida de azul… parecía demasiado tímida, pues en ningún momento asomó su cara.

La habilidad de Sandra para convencer no tenía limites, los tenia impresionados… llegaron a la antigua habitación de Pamela, un lugar bastante oscuro a pesar de tener un enorme ventanal. Una corriente de aire frio subía desde sus pies, erizándoles los pelos y dejando atrás un incómodo escalofrió.

 -Esta es una preciosa habitación, una vez abierto el ventanal, es la más cálida e iluminada de la casa- decía la agente de bienes raíces, enterrando con sus palabras todo aquel extraño ambiente –Sería ideal para su pequeña-, agregó sonriente mientras dirigía su mirada hacia la mujer en busca de la niña que se escondía detrás… -Pero, nosotros no tenemos aún hijos…-, dijo el hombre. Sandra sintió que la sangre se le iba hasta los pies y el estómago se le hacía nudo… antes de que pudiera indagar más, la otra mujer reaccionó ante el comentario del marido: –Pero los tendremos pronto-. El resto del recorrido estuvo nerviosa y el trató no se concretó en esa ocasión, así que se retiraron.

Sandra se quedó atrás para cerrar la puerta, la pequeña del vestido azul apareció frente a ella… ¡era Pamela!, cargando una macabra sonrisa –¡Me encontraste!- dijo la niña, iluminando sus ojos de un intenso color rojo –Ahora es mi turno, no importa dónde te escondas, hasta allá iré a buscarte-.

Autor: Cuentos Cortos

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

1 comentario en “Juego pendiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *