Escupiré en tu tumba

cuentos de terror escupire en tu tumba

Julián sentía una sed incontrolable, su garganta estaba seca y sus labios se partían hasta el punto de sangrar. En un par de días más, su lengua se sentía arenosa, y la cara empezaba a partirse como tierra en época de sequía. Cuando llegó al hospital, descubrieron que todo su cuerpo se secaba, en un proceso lento y doloroso…

Mientras los doctores hablaban con su familia, un visitante entró en la habitación de Julián: -¿Me recuerdas?- le dijo un hombre alto que estaba parado en la puerta. Julián estaba consternado porque sus deshumedecidos ojos no le permitían enfocar, pero; aun cuando el extraño estuvo cerca, no pudo reconocer su cara, platicaron por unos minutos, el visitante le contaba que se habían conocido días atrás, pero Julián seguía sin recordar.

Después de un rato el sujeto pareció molestarse por no ser recordado, su rostro se descompuso y el ambiente se llenó de un olor putrefacto… estiró sus manos hasta la cara de Julián, y mirándolo fijamente, extrajo toda el agua de sus ojos, dejando las cuencas cubiertas solamente con polvo, luego el extraño hombre alto le dijo al oído: –Escupiré en tu tumba como lo hiciste en la mía, en tu último día de borrachera-, Julián quiso gritar para pedir ayuda, pues se sabía culpable de lo que era acusado, pero; aquel espíritu ofendido aprovechó el momento justo en que abrió la boca, para extraer de su cuerpo hasta la última gota de agua, y dejar caer al suelo simplemente una cascara seca, de lo que alguna vez fue un muchacho.

Durante el velorio de Julián, sobre el ataúd caían algunas gotas; por más que las secaban, estas volvían a caer, hasta que no tuvieron más remedio, que enterrarlas también.

Autor: Cuentos Cortos

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

1 comentario en “Escupiré en tu tumba

Responder a daniel Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *