El Rompecabezas

historias de terror El Rompecabezas

Una familia pequeña familia de tan solo tres miembros tenía un pasatiempo en común, solían armar rompecabezas. Era tanta su habilidad con ellos que los terminaban en una sola noche aunque fueran miles de piezas.

Buscando nuevos retos adquirieron un rompecabezas de madera en una tienda de antigüedades. Lo que había de especial en el es que pertenecía a otro siglo, y no había forma de saber cuál era la imagen final a diferencia de los comunes en los que se muestra en la caja la figura por armar. Además estaban motivados por el hecho de saber que fue creado por un criminal ejecutado en Baviera por crímenes singularmente horribles.

Cuando llegaron a casa se tiraron sobre el suelo, no pensaban más que develar los secretos tras aquellas piezas. Al principio hablaban entre sí, pero poco a poco se hundieron en el silencio. Les urgía saber en qué acabarían sus esfuerzos. Esperaban dar forma a un castillo, un paisaje campestre o, en todo caso, una famosa pintura. Se obsesionaron con terminar.

El perro ladró numerosas veces al escuchar ruidos; pero sus dueños, excesivamente concentrados en su tarea, ignoraron las advertencias del animal. Una figura empezaba a tomar forma, ya se habían reconocido entre las piezas ensambladas, incluyendo al perro, y quizá la curiosidad los movía a completar la obra para saber si en la escena aparecía alguien más. Alguna fuerza inexplicable les impedía suspender la actividad.

La mañana siguiente la mujer de la limpieza encontró los cadáveres de la familia y la mascota brutalmente mutilados, la misma imagen se reproducía perfectamente en el rompecabezas, parecía una fotografía tomada a la sangrienta escena. La policía fue incapaz de deducir lo ocurrido y, desde luego, jamás encontró al responsable.

Más cuentos en: cuentoscortos.org.mx


4 comentarios en “El Rompecabezas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *