El buen samaritano

cuentos de terror el buen samaritano

El Buen Samaritano era un internado para niños con problemas de conducta. Más de 200 pequeños a cargo de 10 monjas que los mantenían en encierro. Puertas y ventanas tenían pesadas rejas, la construcción estaba rodeada por una barda de varios metros de altura y en los lugares más vulnerables había alambre de púas… era prácticamente una prisión… de la cual los niños no pudieron escapar cuando se presentó un terrible incendio en la cocina, algunos de ellos fallecieron.

Solo la cocina y el comedor estaban dañados, así que los albañiles comenzaron los trabajos de restauración. Pero cada mañana, encontraban el lugar en las mismas condiciones… quemado… como si no hubieran realizado ningún trabajo el día anterior. Así que montaron guardia.

 Alrededor de las once de la noche, el albañil se encontraba dormido en su silla, y alguien le tumbó la gorra; solo pudo escuchar pasos que se alejaban. Sabía que no podía ser ningún chico, pues ellos permanecían bajo llave desde las seis de la tarde. Así que se acercó con cautela, seguía unas pequeñas huellas marcadas en el piso, eran negras… de ceniza… conforme avanzaba, notó que estas humeaban cada vez más, hasta que las encontró ardiendo, toda la habitación era consumida por el fuego, la temperatura era tan alta que hacia burbujear el suelo y en medio de las llamas, un grupo de pequeños bailaba, mientras sus cuerpos se quemaban y caían volaban con el viento convertidos en cenizas…

Se dice que desde entonces cada mañana, las camas de los niños muertos, aparecen cubiertas de cenizas, como si hubieran dormido en ellas.

Autor: Cuentos Cortos

Visita otros cuentos que pueden interesarte en: cuentos cortos

1 comentario en “El buen samaritano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *