Archivo de la categoría: Cuentos

Cuentos

La granja de los abuelos

cuentos la granja de los abuelos

Un par de chicos adolescentes se mete a escondidas al granero donde su abuelo guarda las armas. Un olor muy desagradable invade el ambiente, pero no alcanzan a averiguar de qué se trata, porque la puerta se abre de par en par y dos encorvadas figuras cruzan el umbral.

Los chicos se esconden para evitar algún regaño, y después de que se encienden las luces, horrorizados descubren personas enjauladas, ¡incluyendo a sus abuelos!, pero; entonces, ¿Quiénes eran ese otro par de ancianos que acababan de entrar por la puerta?… se quedan viéndolos fijamente, y la mujer se deshizo de la piel como si fuera una cascara, dejando al descubierto una fea y babosa criatura verde, luego se acerca a una mesa repleta de miembros humanos y empieza a devorarlos, el extraño sujeto que fingía ser el abuelo, también se despoja de la piel, es ahora viscoso y casi transparente, pero extremadamente fuerte, porque con una sola mano, toma a una persona de la jaula y le muerde la cabezaSigue leyendo

Luna Azul

cuentos de terror luna azul

Al llegar de la escuela Julián fue enviado a su cuarto de inmediato, no se le permitió si quiera saludar a muchos miembros de su familia que estaban mirando por la ventana hacia el pequeño taller que su padre tenía en el jardín trasero.

Desde su cuarto Julián se asomó también por la ventana, notó que la puerta del taller empezó a vibrar, los golpes se volvieron tan fuertes, que el polvo que se desprendía del techo, daba la impresión de que el jardín había sido invadido por la niebla. Sigue leyendo

Largo camino

cuentos largo camino

Transitando por un camino de la sierra como ya le era costumbre, un experimentado camionero, intenta entretenerse hablando solo, para pasar el tiempo. Desde lejos divisa una ancianita que camina lento por la orilla de las cañadas.

Disminuye la velocidad y se para unos metros adelante: -¿La llevo Señora?-, gritó el chofer de forma muy servicial, -Pero si ni siquiera sabes a donde voy, replicó la anciana sonriendo, -No importa, el camino por aquí está muy feo, no le vaya a pasar algo, ándele súbase, y nos hacemos compañía aunque sea unos minutitos-. Sigue leyendo

Tardes de viento

cuentos de terror tardes de viento

Era el último año de colegio, como siempre Rita no se metía con nadie, pero los demás la insultaban por su aspecto. Un día, pensando que la graduación se acercaba y no los vería más, les levantó el dedo. Y corrió a través del parque, se sentía tan libre, tan viva… el viento contra su cara la hacía sonreír… un chico la tomó con fuerza del pelo… su sonrisa se apagó, su cabeza golpeó contra el suelo… y la sangre corrió por el puentecito empedrado. La mayoría huyeron, un par quisieron ayudarla, pero; ya era tarde, tenía la cabeza partida en dos… había muerto. Sigue leyendo

La prisa del carpintero

cuentos de terror carpintero

Los cinco hijos de la familia tenían como costumbre levantarse muy temprano, cuando ellos estaban haciendo sus labores, el sol aun no salía, y se escuchaban los martillazos del vecino de al lado, que se dedicaba a la carpintería.

Ese día como siempre, un par de ellos regaban los árboles y limpiaban el patio, mientras otros alimentaban un par de pequeños animales que tenía, el mayor seguía dormido porque el día anterior había trabajado demasiado y sus hermanos habían acordado no hacer ruido para dejarlo descansar, pero antes de tener servido el desayuno, escucharon el inconstante martillar del viejito decrepito que habitaba al lado. Los que ya estaban levantados se miraron unos a otros en silencio, parecían asustados… en eso el chico mayor se levanta de mal humor diciendo: –Ya va a empezar el viejo con su ruido tan temprano- y se dirige a la casa del vecino. Sigue leyendo

Juego pendiente

cuentos de terror juego pendiente

Décadas habían transcurrido desde la última vez que Sandra pisó la casa donde su amiga Pamela desapareció en circunstancias misteriosas mientras jugaban al escondite.

Hoy, era una prestigiada agente de bienes raíces y esperaba a un matrimonio para mostrarles la casa. Cuando ellos llegaron; detrás de la mujer, como si intentara esconderse entre sus faldas, se apreciaba la silueta de una pequeña vestida de azul… parecía demasiado tímida, pues en ningún momento asomó su cara.

La habilidad de Sandra para convencer no tenía limites, los tenia impresionados… llegaron a la antigua habitación de Pamela, un lugar bastante oscuro a pesar de tener un enorme ventanal. Una corriente de aire frio subía desde sus pies, erizándoles los pelos y dejando atrás un incómodo escalofrió. Sigue leyendo

La silla del abuelo

cuentos de terror la silla del abuelo

Pedro había pasado a recoger una silla que le heredó su abuelo, en la cual se acurrucaron muchas veces juntos mientras el anciano le relataba cuentos. Y regresó a casa con una mecedora, sus dos hijos lo sentaron en ella, se acurrucaron y le pidieron un cuento. Realizaron la actividad por un par de días, pero al cabo del tiempo, los chicos perdieron interés.

En una plática ocasional, los niños dijeron que cuando ellos acudían al salón donde se encontraba la silla, «el abuelo» estaba en ella y los invitaba a sentarse en su regazo, para después contarles un cuento. Los padres pensaron que todo fue invención de los pequeños, y el asunto no dio para más. Sigue leyendo

El escondite perfecto

cuentos de terror l escondite perfecto

Dos ladrones corrían rápidamente por los callejones oscuros, tratando de escapar de la policía, después de haber cometido un atraco. Uno de ellos llegó hasta el cementerio, parecía el lugar perfecto para esconderse, sin ningún tipo de alumbrado y muchas criptas donde esconderse, simplemente rompió la vieja cerradura de una y se metió.

Observaba por las rejillas el apresurado caminar de los policías, que trituraban bajo sus pesadas botas hojas y ramas secas, perturbando el silencio que suele reinar en un lugar como ese. Los oficiales cada vez estaban más cerca; así que el sujeto, caminó hacia atrás, dirigiéndose a la esquina más oscura del mausoleo, pensaba mimetizarse con la pared, pero sus piernas toparon con algo que le impidió alinearse al muro. Sigue leyendo

El libro

cuentos de terror el libro

Mientras un par de maestras se esforzaban para controlarlos a los alumnos durante el viaje escolar al museo, una anciana aprovechó el alboroto, puso boca arriba una pieza de madera y extrajo un par de objetos, en su huida tropezó con uno de los chicos, y dejó caer algo… que fue a parar debajo de una vitrina. Como nadie miraba, el muchacho lo metió en su mochila y lo sacó hasta llegar a casa con sus amigos.

Era un libro pequeño, cubierto con un cuero seco, podían verse sus viejas y manchadas hojas salir por los costados. Al abrirlo, un viento frio entró por la ventana y el libro cayó de sus manos, las hojas avanzaron mostrando una serie de dibujos del cuerpo humano, pero no como en un libro de anatomía, si no, que se trataba de cadáveres. Sigue leyendo

Escupiré en tu tumba

cuentos de terror escupire en tu tumba

Julián sentía una sed incontrolable, su garganta estaba seca y sus labios se partían hasta el punto de sangrar. En un par de días más, su lengua se sentía arenosa, y la cara empezaba a partirse como tierra en época de sequía. Cuando llegó al hospital, descubrieron que todo su cuerpo se secaba, en un proceso lento y doloroso…

Mientras los doctores hablaban con su familia, un visitante entró en la habitación de Julián: -¿Me recuerdas?- le dijo un hombre alto que estaba parado en la puerta. Julián estaba consternado porque sus deshumedecidos ojos no le permitían enfocar, pero; aun cuando el extraño estuvo cerca, no pudo reconocer su cara, platicaron por unos minutos, el visitante le contaba que se habían conocido días atrás, pero Julián seguía sin recordar. Sigue leyendo