Archivo de la categoría: Cuentos

Cuentos

El hijo desobediente

Cuenta la historia, que en las afueras del municipio de Linares, Nuevo León. En una casa humilde vivió hace tiempo una pobre mujer, que se pasaba días y noches enteras, lavando ropa ajena para sacar el sustento. Mientras que su hijo le arrebataba estos cuantos pesos para emborracharse en la cantina. Cuando ella no tenía dinero, el ingrato joven la golpeaba y maltrataba hasta el punto de dejarla inconsciente. Sigue leyendo

La casa Embrujada

De aquella casa se decía que estaba embrujada, ese rumor era incluso más antiguo que el grupo de chiquillos que quisieron comprobarlo. Lo había planeado durante muchos días, y tal como lo habían decidido, aquella noche estrellaron una piedra en la lámpara dejando a oscuras toda la cuadra.

El ambiente creado era perfecto, un gran árbol cubría los rayos de Luna, y las débiles bombillas de los vecinos, apenas alumbraban la acera.

Y ahí estaba la casa; oscura, solitaria, tenebrosa… los murciélagos salían volando desde el piso más alto y removiendo los escombros. Sigue leyendo

Ultimas lágrimas

cuentos de terror ultimas lagrimas

Maricela había llegado aquella noche con tremenda borrachera encima. Afortunadamente no había alguien en casa que pudiera descubrirla. Su hermana se daba tiempo de practicar varios deportes y actividades artísticas en la escuela, y sus padres asistían a numerosos eventos sociales.

La muchacha estaba tan mareada, que no pudo subir las escaleras y se quedó tirada en el sillón, con la televisión encendida para despistar. A los pocos minutos sus padres entraron por la puerta, se veían muy mal, la señora corrió a abrazarla le dijo un par de cosas entre lagrimas, y luego se fue corriendo al piso de arriba. Sigue leyendo

El auto fantasma

cuentos de terror el auto fantasma

La noche se tornaba tenebrosa, unas densas nubes negras cubrían la luna y en medio de la penumbra solo se escuchaba el fuerte aguacero que golpeaba el asfalto. Por ahí caminaba un pobre desafortunado, que debido a su mal aspecto, ya ni si quiera hacia el esfuerzo por pedir aventón, y se dejaba mojar por la fría lluvia.

El clima empeoraba y el triste sujeto tiritaba de frio, apenas podía ver el tormentoso camino que estaba frente a él. Sus pasos se volvían cada vez más lentos, estaba a punto de sufrir hipotermia y creyó estar alucinando, cuando un elegante coche se ahorrillo junto a él y abrió la puerta trasera. Sigue leyendo

No enciendas la luz

cuentos de terror no enciendas la luz

Muchos temen que llegue la oscuridad de la noche y tener que lidiar con todo lo que se esconde en ella.

Pero Adán estaba sufriendo todo lo contrario; temía salir a la calle cuando estaba bien iluminado, se escondía en las estanterías más oscuras de la casa y por las noches cuando su madre intentaba encender una pequeña lámpara en la habitación para que no se quedara a oscuras, él gritaba y pataleaba con una terrible expresión de horror en el rostro. Sigue leyendo

El cuenta cuentos

cuentos de terror mano negra

Aquel carpintero era conocido en el pueblo no por su trabajo, si no porque disfrutaba compartir cuentos de espantos y aparecidos para asustar a los demás. Camino a su casa cada noche, aprovechando la tremenda oscuridad de las callejuelas, se escondía entre los arbustos y saltaba frente a los transeúntes, arrancando en ocasiones horrendos gritos de espanto. Aun así nadie se lo tomaba mal, y después de tan terrible broma, terminaban riendo como nunca.

Esa noche llegó a casa dispuesto a realizar la misma rutina de siempre, pero, tuvo que hacerlo iluminado solamente con la tintineante luz de una vela, pues esa noche fallaba la energía eléctrica. Sigue leyendo

¿Quien llama?

cuentos de terror ouija

Un grupo de amigos adolescentes, se encontraban pasando un fin de semana muy aburridos , en casa de uno de ellos, sin nada que hacer más que verse las caras uno de ellos comentó a sus compañeros que su abuela guardaba una tabla Ouija dentro de su armario, y se hicieron un plan para extraerla sin que ella se diese cuenta.

Una vez logrado su cometido, se dirigieron a un terreno baldío a unas cuantas calles y empezaron a «jugar», colocados en círculo alrededor del tablero iniciaron la sesión:-¿hay alguien ahí?-, un ligero viento sopló en los alrededores, levantando las hojas seas del suelo, y meciendo los pequeños arbustos entre los cuales se escondían. Sigue leyendo

¡No la veas!

cuentos de terror no la veas

Desde que Beto vio morir a su hermana, no quería hablar con nadie. Había pasado cada día en terapia desde aquel trágico accidente en el cual la chica perdió la vida, cuando un conductor arremetió contra ellos en una zona de descanso, mientras posaba para que Beto le tomara una fotografía. Ella fue a parar hasta el fondo del despeñadero con el auto encima. El niño desde entonces había conservado escondido la cámara, y no se la quería prestar a nadie.

Un día, la otra hermana de Beto, encontró la cámara y la traía entre sus manos, no sabía cómo usarla, pero picar botones le parecía divertido. Cuando el chico se dio cuenta de lo que sostenía la niña entre sus manos y se le echó encima. Sigue leyendo

La ultima Serenata

cuentos de terror ultima serenata

Como era tradición cada año, los chicos salieron aquella noche, a dar serenata a sus madres. El pueblo era chico, así que iban caminando de un lugar a otro echando bromas.

Entre risa y risa uno de ellos notaba que mientras se dirigían por la calle principal, al final de cada callejón con el que interceptaban, se veía un punto blanco, no una luz ni nada parecido, más bien un bulto, y fue así en tres cruces mas. Sigue leyendo

La niña más feliz del mundo

cuentos de terror la niña mss feliz del mundo

Aquel par de chiquillas habían sido amigas desde siempre, pero a últimas fechas, algo estaba cambiando, Johana prácticamente se volvía invisible, porque la gracia y ternura de Marlene, la opacaban ante los demás. Marlene siempre sonreía, por lo cual la apodaron: «la niña más feliz del mundo», no existía día en que no lo vieran feliz caminando por las calles. Y eso despertó la envidia de quien se había convertido ahora en su fiel sombra. Sigue leyendo