Archivo de la categoría: Cuentos cortos

Cuentos cortos

El buen samaritano

cuentos de terror el buen samaritano

El Buen Samaritano era un internado para niños con problemas de conducta. Más de 200 pequeños a cargo de 10 monjas que los mantenían en encierro. Puertas y ventanas tenían pesadas rejas, la construcción estaba rodeada por una barda de varios metros de altura y en los lugares más vulnerables había alambre de púas… era prácticamente una prisión… de la cual los niños no pudieron escapar cuando se presentó un terrible incendio en la cocina, algunos de ellos fallecieron.

Solo la cocina y el comedor estaban dañados, así que los albañiles comenzaron los trabajos de restauración. Pero cada mañana, encontraban el lugar en las mismas condiciones… quemado… como si no hubieran realizado ningún trabajo el día anterior. Así que montaron guardia. Sigue leyendo

Una promesa a Lucia

cuentos de terror una promesa a lucia

Un par de chicas se vieron envueltas en un trágico accidente con un líquido caliente, lo cual evidencio por parte Lucia la mayor prueba de amistad que alguien podría dar, pues aun siendo tan pequeña, tuvo el valor suficiente de cubrir con su cuerpo a su amiga Adriana, y evitarle horribles quemaduras.

Tras ese incidente prometieron ser amigas por siempre, pero cuando tenían catorce años y entraron en un nuevo colegio, Adriana olvidó su compromiso, y se unió a los demás muchachos que se burlaban de Lucia por terrible aspecto, llamándole “La Quemada”. La forma tan mala en que Adriana se comportaba obligó al destino a jugarle una pasada. Sigue leyendo

El curioso

cuentos cortos curioso

Un joven llega a la nueva casa de su abuela para ayudarle con la mudanza. La anciana le sirve una limonada y le indica las cosas que debe poner en cada habitación, como última y más importante instrucción le deja una advertencia: -Hagas lo que hagas no entres en la habitación al final del corredor-.

Pero el chico era demasiado curioso, y con aptitudes de abogado, pensando que le impidieron entrar, no desobedece alguna orden con tal solo mirar. Se agachó frente a la puerta y se asomó por la cerradura. Sigue leyendo