Bloody Mary, La Bruja del Espejo

leyendas urbanas bloody mary

El nombre del espíritu puede ser: Bloody Mary, Bloody Bones, Hell Mary, Mary Worth, Mary Worthington, Mary Whales, Mary Johnson, Mary Lou, Mary Jane, Sally, Kathy, Agnes, Black Agnes, Aggie, Svarte Madame y Verónica. Para invocarla hay que pararse frente al espejo y llamarla. Entonces ella aparece y actúa.

Para efectuar el ritual, según diferentes versiones, el espejo debe estar iluminado por una sola vela; en otras, debe haber velas en cada lado o simplemente a oscuras. Después hay que repetir alguno de sus nombres, desde tres hasta cuarenta y siete veces, comenzando con un susurro, subiendo la voz hasta convertirla en un grito. Con cada repetición el espejo se irá tornando rojo, poco a poco se formara un rostro, hasta que finalmente ella aparece…

Mirando de forma malévola y amenazante al otro lado del espejo, llevando a los testigos al borde de la locura, los ojos de quien la ve, son arrancados y su rostro les es desfigurado, o el espíritu apuñala a la víctima hasta que muere por desangramiento, puede incluso arrastrar a su invocadora para llevarla a vivir con ella del otro lado del espejo.

Sobre su origen se tienen varias hipótesis una de ellas explicada en 1978 en ensayo titulado Mary Whales, I Believe in You’: Myth and Ritual Subdued.

En 1988 Simon J. Bronner cuenta que Bloody Mary fue asesinada en el bosque detrás de la escuela elemental Pine Road y que para llamarla las niñas tenían que ir al cuarto de baño y pincharse los dedos con un alfiler para extraer dos gotas de sangre ,y después decir: «Creemos en Bloody Mary» diez veces con los ojos cerrados.

Unos dicen que fue una bruja ejecutada por la inquisición tras ser acusada de practicar ocultismo.

Otros dicen que en 1720, una niña de 9 años, llamada Mary. Fue degollada frente a un espejo, alumbrado solamente con tres velas blancas. Le llaman Bloody Mary, porque cuando se invoca, aparece degollando a sus víctimas para después bañarse en su sangre y recuperar la que perdió aquella trágica noche.

Se dice también, que hace muchos años Mary fue enterrada viva y cuando hicieron la exhumación encontraron a sus uñas enterradas en el féretro por tanto rascar, cubriendo con sangre todo su alrededor.

Ella logra moverse a través de los espejos porque siempre se han considerado como una conexión entre este mundo y el de los espíritus.

Se confunde un poco a la bruja del espejo con María I recordada como «María la sangrienta»(Bloody Mary). Llamada así por sus actos contra los protestantes. Pero según versiones de la leyenda urbana de Bloody Mary, se la conoce con ese apodo por asesinar a cientos de jóvenes mujeres para bañarse en su sangre y conservar su belleza. Muy al estilo de Elizabeth Bathory, y Maria Tudor.

Más cuentos en: cuentos cortos


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *