!! Ahora sí creo ¡¡

Andrés Torres, acostumbraba a burlarse de todo lo que acontecía a su alrededor, tachando a algunas personas de estúpidas creyentes de todo lo que no podían demostrar, así había pasado parte de su vida, y tocar cualquier tema que hablara de algo intangible, era meterse en una discusión, ya que no respetaba el punto de vista de los demás.

En una ocasión, Andrés fue invitado a una boda, en uno de los pueblos más humildes, del estado de Coahuila, y aunque en un principio no quería ir, varias de sus conocidos y familiares, asistirían ya que era de un familiar muy entrañable y había conocido a una chica que vivía en dicho lugar.

Lo que recordó al momento de recibir la invitación, es que por ningún momento, se despegaran del lugar en donde se llevaría a cabo el evento, ya que el pueblo era muy cerrado con los visitantes o turistas, y que no querían ocasionar un problema de cualquier índole en dicho lugar.

Andrés, esto le llamo más la atención, que la misma boda, quería empezar a investigar, el porqué de la forma de ser de los habitantes de dicho pueblo, así que llegando al evento, lo primero que hizo, fue escabullirse, rumbo al centro de dicho pueblo, a las 7 de la noche, ya no había un alma en toda la región, parecía que solo en el sitio en donde era la boda, había vida, no entendía, porque no había gente fuera de las casas, como se acostumbra en dichos lugares, hasta que llego al centro del pueblo en cuestión.

Viendo que nada había, que llamara su atención, se sentó a descansar en la plaza del lugar, cuando a lo lejos, a unas cuadras de él, empezó a ver una imagen blanca que parecía flotar y que se dirigía hacia él, esto no lo inquieto al principio, pero al ver que desde las casas, se veían personas que en las ventanas se le quedaban viendo con tono de asombro, esto le empezó a asustar, cuando se dio cuenta, lo que venía hacia él, ya no estaba a varias cuadras si no a unos 100 metros, como podría ser eso posible, si acababa de verlo unos instantes atrás y estaba aún muy lejos.

!! Ahora sí creo ¡¡

Entonces Andrés asustado gritaba para que alguien le abriera las puertas, y como nadie lo hacía, se fue corriendo con la anima atrás de él, corrió como nunca, y sentía en su nuca, el papaloteo del vestido blanco que flotaba y de reojo, lo veía atrás de él, como pudo llego a la boda, se metió entre la gente y grito delante de todos. ! Ahora sí creo ¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *