La niebla en los sueños

Cada uno de los elementos climáticos que aparece durante nuestras siestas posee un simbolismo distinto, por lo cual debemos tener cuidado de no confundirlos. De esta manera, comenzaremos por decirte que es lo que representa la niebla en los sueños.

Soñar que estamos adentrados en un paraje oscuro y que además cuenta con una espesa niebla, alude a la gran cantidad de contrariedades y problemas que tenemos en varios ámbitos de nuestra vida (la familia, el trabajo etc.). También nos indica que hay pocas esperanzas de dejar ese escenario en el corto plazo.

No obstante, nunca debes dejar de luchar, toma en cuenta de que cuando se cierra una puerta, siempre queda una ventana abierta.

Si en el mismo sueño, después de andar por bastante tiempo, vemos que se asoma la luz al final del camino, quiere decir que aunque nos cueste trabajo llegar al final, lograremos salir victoriosos de cualquier eventualidad negativa.

En el caso de que seas una mujer joven y te veas envuelta en una densa niebla, tendrás que cuidarte de tus amistades, pues gente que te tiene envidia comenzará a esparcir rumores sobre tu comportamiento y puede que esto te produzca uno que otro disgusto.

Ver a personas desconocidas entre la niebla, sugiere que el soñador sacará ventaja al conocer a gente nueva, ya sea porque le aportarán experiencias positivas sobre temas que desea conocer o simplemente porque contará con su ayuda a la hora de llevar a cabo proyectos ambiciosos.

Por otra parte, en el supuesto de ir caminando por un sendero y encontrarse con una bifurcación, se recomienda elegir el camino brumoso en lugar del que está despejado. Sé que a lo mejor esto no suena lógico, pero viéndolo desde la perspectiva que nos ofrece el diccionario de los sueños, nunca se debe tomar el camino fácil, pues a la larga es total desilusión.

Soñar con niebla

Un último lugar en donde se puede visualizar la niebla en los sueños es a la orilla del mar. Lo que se nos estará avisando aquí es que hay amistades que nos engañan.

Un horrible despertar

Una pareja discutía en la cocina, mientras los invitados estaban sentados a la mesa, disfrutando de un delicioso postre.

– Me voy a la cama Belén, estoy exhausto y mañana entro muy temprano a trabajar.

– Espera Martín, espera. ¿No te vas a quedar escuchar el cuento de terror que mi hermano nos va a relatar?

– No, y no me lo tomes a mal. Pero tu hermano siempre cuenta la misma historia, así que no me pierdo de nada si esta vez no lo escucho.

El hombre subió a la alcoba y cerró la puerta de su habitación. Encendió la lámpara de su buró, para ponerse el pijama. Martín era una de esas personas que se duermen casi al instante.

Sin embargo, pocos minutos después una serie de ruidos inusuales, lo despertaron.

– ¡Lo que faltaba! Ahora el cielo se va a caer. Pensando que el viento era el causante de aquellos sonidos.

Se puso una almohada sobre la cabeza, sólo dejando un pequeño orificio para respirar y se volvió a dormir. De nuevo, su sueño fue interrumpido violentamente. Esta vez no eran pequeños ruidos, sino verdaderos alaridos que provenían directamente de su sala.

– Esta gente no tiene respeto por los individuos que tenemos que trabajar todos los días. Bajaré ahora mismo y los invitaré cortésmente a marcharse. Dijo en voz baja.

Martín se puso sus pantuflas y bajó sigilosamente la escalera, ya que quería aprovechar para espantarlos. No obstante, el asustado fue el al ver que la concurrencia yacía muerta por todos lados.

Había brazos y piernas en los sillones, torsos regados por el piso y cabezas sobre la mesa.

Aterrorizado, el hombre se hincó y adoptó la posición de rezo. En eso estaba, cuando de entre las penumbras salió un vampiro con los colmillos afilados y sangre chorreando por toda su ropa.

– Sabía que mi olfato no me engañaba. Había sangre fresca en otro rincón de la casa. Dijo el engendro en tono amenazador.

cuento de terror Un horrible despertar

El vampiro tomó Martín por el cuello y le clavó sus dientes hasta que le extrajo la última gota de hemoglobina. Al día siguiente, las autoridades encontraron la escena. Más para saber qué había pasado, recurrieron a la ayuda de un médium.

!! Ahora sí creo ¡¡

Andrés Torres, acostumbraba a burlarse de todo lo que acontecía a su alrededor, tachando a algunas personas de estúpidas creyentes de todo lo que no podían demostrar, así había pasado parte de su vida, y tocar cualquier tema que hablara de algo intangible, era meterse en una discusión, ya que no respetaba el punto de vista de los demás.

En una ocasión, Andrés fue invitado a una boda, en uno de los pueblos más humildes, del estado de Coahuila, y aunque en un principio no quería ir, varias de sus conocidos y familiares, asistirían ya que era de un familiar muy entrañable y había conocido a una chica que vivía en dicho lugar.

Lo que recordó al momento de recibir la invitación, es que por ningún momento, se despegaran del lugar en donde se llevaría a cabo el evento, ya que el pueblo era muy cerrado con los visitantes o turistas, y que no querían ocasionar un problema de cualquier índole en dicho lugar.

Andrés, esto le llamo más la atención, que la misma boda, quería empezar a investigar, el porqué de la forma de ser de los habitantes de dicho pueblo, así que llegando al evento, lo primero que hizo, fue escabullirse, rumbo al centro de dicho pueblo, a las 7 de la noche, ya no había un alma en toda la región, parecía que solo en el sitio en donde era la boda, había vida, no entendía, porque no había gente fuera de las casas, como se acostumbra en dichos lugares, hasta que llego al centro del pueblo en cuestión.

Viendo que nada había, que llamara su atención, se sentó a descansar en la plaza del lugar, cuando a lo lejos, a unas cuadras de él, empezó a ver una imagen blanca que parecía flotar y que se dirigía hacia él, esto no lo inquieto al principio, pero al ver que desde las casas, se veían personas que en las ventanas se le quedaban viendo con tono de asombro, esto le empezó a asustar, cuando se dio cuenta, lo que venía hacia él, ya no estaba a varias cuadras si no a unos 100 metros, como podría ser eso posible, si acababa de verlo unos instantes atrás y estaba aún muy lejos.

!! Ahora sí creo ¡¡

Entonces Andrés asustado gritaba para que alguien le abriera las puertas, y como nadie lo hacía, se fue corriendo con la anima atrás de él, corrió como nunca, y sentía en su nuca, el papaloteo del vestido blanco que flotaba y de reojo, lo veía atrás de él, como pudo llego a la boda, se metió entre la gente y grito delante de todos. ! Ahora sí creo ¡¡

La llorona

Una de las leyendas que más ha inspirado terror en la cultura hispanoamericana, es la historia de una mujer que vaga por las orillas de los ríos en busca de sus hijos desaparecidos. La llorona es una historia de terror que se seguro ha sido escuchada por más de uno en caso de que vivas o hayas crecido en alguna ciudad latinoamericana.

Según cuenta la leyenda de terror, La llorona es el alma en pena de una mujer que ha perdido o ha asesinado a sus hijos y por esta razón va por el mundo llorando desconsoladamente hasta que encuentra algún niño solo y lo rapta, como si fuese uno de sus hijos.

Según la tradición colombiana, este espanto se puede encontrar mayormente en los ríos y en las lagunas con un traje negro y largo. Además hay distintas versiones que dicen que posee una cabellera que varía entre negra y plateada, en la cual se posan luciérnagas y mariposas. Las pocas personas que han logrado ver este espanto a lo lejos, aseguran que se trata de una espantosa calavera que arrulla a un bebé muerto y que en lugar de ojos posee dos bolas de fuego incandescente. En el momento que este espanto comienza a gemir, de sus ojos comienzan a brotar lágrimas de sangre que empapan la envoltura de la criatura.

la llorona

Este espanto suele asustar o aparecérsele mayormente a las jóvenes que han cometido algún tipo de aborto, o han estado involucradas con algún tipo de acto que vaya en contra de las órdenes de sus padres. Esta leyenda va cambiando dependiendo de la población, esto se ve por ejemplo en el pueblo de Antioquía, en donde aseguran que este espectro posee cascos de mula en lugar de pies, las cuales recibió por castigo al abandonar a su hijo, el cual tuvo sin ser casada.

Referencia | https://www.munal.com.mx/la-leyenda-de-la-llorona/

El hijo desobediente

Cuenta la historia, que en las afueras del municipio de Linares, Nuevo León. En una casa humilde vivió hace tiempo una pobre mujer, que se pasaba días y noches enteras, lavando ropa ajena para sacar el sustento. Mientras que su hijo le arrebataba estos cuantos pesos para emborracharse en la cantina. Cuando ella no tenía dinero, el ingrato joven la golpeaba y maltrataba hasta el punto de dejarla inconsciente. Sigue leyendo

La casa Embrujada

De aquella casa se decía que estaba embrujada, ese rumor era incluso más antiguo que el grupo de chiquillos que quisieron comprobarlo. Lo había planeado durante muchos días, y tal como lo habían decidido, aquella noche estrellaron una piedra en la lámpara dejando a oscuras toda la cuadra.

El ambiente creado era perfecto, un gran árbol cubría los rayos de Luna, y las débiles bombillas de los vecinos, apenas alumbraban la acera.

Y ahí estaba la casa; oscura, solitaria, tenebrosa… los murciélagos salían volando desde el piso más alto y removiendo los escombros. Sigue leyendo

Ultimas lágrimas

cuentos de terror ultimas lagrimas

Maricela había llegado aquella noche con tremenda borrachera encima. Afortunadamente no había alguien en casa que pudiera descubrirla. Su hermana se daba tiempo de practicar varios deportes y actividades artísticas en la escuela, y sus padres asistían a numerosos eventos sociales.

La muchacha estaba tan mareada, que no pudo subir las escaleras y se quedó tirada en el sillón, con la televisión encendida para despistar. A los pocos minutos sus padres entraron por la puerta, se veían muy mal, la señora corrió a abrazarla le dijo un par de cosas entre lagrimas, y luego se fue corriendo al piso de arriba. Sigue leyendo

El auto fantasma

cuentos de terror el auto fantasma

La noche se tornaba tenebrosa, unas densas nubes negras cubrían la luna y en medio de la penumbra solo se escuchaba el fuerte aguacero que golpeaba el asfalto. Por ahí caminaba un pobre desafortunado, que debido a su mal aspecto, ya ni si quiera hacia el esfuerzo por pedir aventón, y se dejaba mojar por la fría lluvia.

El clima empeoraba y el triste sujeto tiritaba de frio, apenas podía ver el tormentoso camino que estaba frente a él. Sus pasos se volvían cada vez más lentos, estaba a punto de sufrir hipotermia y creyó estar alucinando, cuando un elegante coche se ahorrillo junto a él y abrió la puerta trasera. Sigue leyendo

No enciendas la luz

cuentos de terror no enciendas la luz

Muchos temen que llegue la oscuridad de la noche y tener que lidiar con todo lo que se esconde en ella.

Pero Adán estaba sufriendo todo lo contrario; temía salir a la calle cuando estaba bien iluminado, se escondía en las estanterías más oscuras de la casa y por las noches cuando su madre intentaba encender una pequeña lámpara en la habitación para que no se quedara a oscuras, él gritaba y pataleaba con una terrible expresión de horror en el rostro. Sigue leyendo

El cuenta cuentos

cuentos de terror mano negra

Aquel carpintero era conocido en el pueblo no por su trabajo, si no porque disfrutaba compartir cuentos de espantos y aparecidos para asustar a los demás. Camino a su casa cada noche, aprovechando la tremenda oscuridad de las callejuelas, se escondía entre los arbustos y saltaba frente a los transeúntes, arrancando en ocasiones horrendos gritos de espanto. Aun así nadie se lo tomaba mal, y después de tan terrible broma, terminaban riendo como nunca.

Esa noche llegó a casa dispuesto a realizar la misma rutina de siempre, pero, tuvo que hacerlo iluminado solamente con la tintineante luz de una vela, pues esa noche fallaba la energía eléctrica. Sigue leyendo