Amigas por Siempre

leyendas urbanas amigas por siempre

Año 1982. Alicia y Sara ambas de 15 años, se convirtieron en las mejores amigas. Alicia era alegre y extrovertida y Sara era muy tímida y callada. Aun así, un día hicieron un juramento de sangre, para ser amigas por siempre y si perdían contacto, la primera en morir le avisaría a la otra.

Ambas se practicaron un corte con una navaja en el dedo índice de la mano derecha, y sellaron el pacto a la luz de unas velas. Pasaron los años. Alicia terminó sus estudios, tenía un buen trabajo, una casa preciosa y una familia maravillosa. Había pasado mucho tiempo sin saber de Sara, pero se acordaba de ella cuando se veía la cicatriz en su dedo.

Una noche, Alicia tuvo una horrible pesadilla en la que iba conduciendo, y se estrellaba con un camión. Se despertó empapada en sudor, eran las 3 de la madrugada, su marido dormía profundamente y justo en ese momento, alguien llamó a la puerta. Cuando abrió, allí, terriblemente pálida, ojerosa y con una enorme herida sangrante en la cabeza, estaba su antigua amiga Sara.

Alicia impresionada trató de llevarla dentro para atender su herida. Pero Sara le dijo: -He venido a cumplir mi promesa, Alicia. He muerto y vengo a decírtelo-.Alicia se quedó sin habla, mientras Sara agregaba: -Ya que la vida nos ha separado, estaremos juntas en la muerte. Te estaré esperando…- terminada su frase, desapareció…

El dedo de Alicia, comenzó a sangrar, como si el corte cicatrizado años atrás, estuviera recién hecho, al mirárselo lanzó un alarido estremecedor y cayó desvanecida al suelo. Al día siguiente, despertó en su cama y pensó que todo había sido un mal sueño. Pero en las noticias hablaban de un accidente igual al de sus sueños, diciendo que la conductora había muerto.

A partir de aquél día, su vida se convirtió en un auténtico infierno. No comía, todo se le olvidaba, ya no tenía ganas de nada y todas las noches sonaba con Sara que levantando el dedo índice le decía una y otra vez: -te estaré esperando-, el dedo no dejaba de sangrar. Y termino en el psiquiátrico por depresión, ahí todas las noches Sara se paraba junto a su cama, hasta que una noche, Alicia se arrojó por la ventana, terminó tirada sobre la acera en medio de un charco de sangre. Tenía una gran herida en la cabeza y a su lado, en el pavimento, alguien había escrito con su sangre: “AMIGAS PARA SIEMPRE”.

Más cuentos en: cuentos cortos


7 pensamientos en “Amigas por Siempre

  1. vane pacheco

    no me canso de leer historias bonnitas sobre amistades como esta gran lectura y entretenida es muy bueno amigas por siempre. y lo chido esque yo tengo una amiga desde e quinder que se llama sara

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>